La vuelta del año

Por ARMANDO EUCEDA

*En el baúl de mi computadora encontré este viejo artículo que escribí y publiqué en un periódico hace ya algunos años. Fue en la era pre-blog (1998). He modificado algunos párrafos y adaptado su texto para este blog a propósito del año nuevo.

Las últimas noticias del cosmos nos relatan que el universo en sus inicios era inmensamente denso y caliente, de un diámetro millones, de millones de millones, de millones, de millones de veces más pequeños que el grosor del papel que usted sostiene en sus manos.  Desde ese momento primordial hasta la fecha han pasado 15,000 millones de años.

La historia fascinante del universo va desde una sopa cósmica de partículas mucho más caliente que el infierno de Dante, hasta el universo actual, mucho más frío que la residencia que Santa Claus tiene en el Polo Norte.

En los suburbios de la Vía Láctea se localiza nuestro Sistema Solar. Pequeño punto del

NASA Astronomy Picture of the Day 29 de diciembre de 2010

espacio sideral que viaja en órbita alrededor de esa galaxia.  Orbitando al Sol, dándole una vuelta elíptica cada 365 días, viaja nuestro planeta.  Con él viaja la humanidad: su historia, arte, literatura, ciencia, creencias, problemas y esperanzas. Con él viaja su propia Luna de testigo.

Lovelock y la hipótesis GaiaLa Tierra –la Gaia de Lovelock- es el único planeta del Sistema Solar que tiene la bendición de la vida, finísima película que rodea completamente el planeta donde coexistimos los humanos, las plantas y los animales; sumergidos en un universo de arqueobacterias, bacterias y hongos.  No somos los más antiguos inquilinos, pero sí los más propensos a poner en peligro la existencia de toda forma de vida sobre la faz de la Tierra.

Trinh Xuan Thuan, profesor de Astronomía de la Universidad de Virginia, nos ha regalado la noción del día cósmico, en el que podemos apreciar que la historia de la humanidad no es más que un parpadeo de la historia del universo.  Si la historia fuese reducida a un día –plantea Thuan- la Tierra y el Sol se formarían a las cinco de la tarde.  El ascenso del hombre tendría lugar en los últimos segundos de la última hora.  Las medusas aparecerían a las 23:02, los peces a las 23:22, las aves y los reptiles a las 23:31.  Los dinosaurios entrarían en escena a las 23:38 y desaparecerían 15 minutos después.  Los primates aparecerían a las 23:58 y el hombre haría su ingreso 11.5 segundos antes de la medianoche.  El sonido de un petardo, de los que usted posiblemente reviente en la fiesta de fin de año, durará 100 veces más de los que correspondería a toda la civilización humana desde los griegos hasta la fecha.

Somos nuevos en el universo.  Sin embargo, el ser humano, como máxima expresión del viaje del universo en su tránsito hacia la organización y la complejidad, ha construido con su conciencia y alma -quizás puesta en un tablero de ajedrez-, año con año, lo mejor de la historia.

Parte de esta historia la ha escrito nuestro pueblo y, aunque estamos orgullosos de ella, tenemos el reto de construir una historia distinta.  Tenemos un único pasado pero la opción a múltiples futuros.  Depende de nosotros escoger el mejor futuro posible.

Desde tiempos inmemoriales la humanidad celebra las fiestas de año nuevo.  Nuestros antepasados lo hacían celebrando la renovación de la fertilidad de la tierra, la renovación del período solar y, en alguna medida, la victoria del orden sobre el caos y del bien sobre el mal.  Nosotros, en pleno desarrollo de la capacidad tecnológica del ser humano, estamos llamados a celebrar la llegada de nuevo año con renovada esperanza y planteándonos nuevos desafíos.  No hay espacios para lamentos, debemos unirnos, cultivar los valores éticos y cívicos para la democracia, trabajar con pasión y utilizar la palabra –como el elemento cultural y humano más importante- para construir una realidad económica y social distinta.

Nuestra sociedad no está en silencio.  Todo lo contrario.  Ejecuta con esperanza la melodía de su historia.  Te corresponde a ti ejecutar un fragmento de la melodía de esta obra maestra: desde el hogar, la iglesia, el aula, el sindicato, la empresa o el gobierno.  Cada uno de nosotros debe estar consciente que las situaciones de iniquidad, violencia, impunidad y corrupción desafinan y reducen la belleza de esta melodía.

Para que en el próximo año construyamos la mejor melodía posible necesitamos menos antagonistas y más protagonistas, menos conformistas y más emprendedores, menos observadores y más hacedores, pero sobre todo más hombres y mujeres conscientes de su papel de constructores de la historia.

Está en la conciencia de cada uno de nosotros la decisión final de construir el mejor futuro posible.  Que al cabo de un año recibimos, como premio a una extraordinaria ejecución de la melodía de nuestra historia, el más cálido aplauso de la asamblea de acontecimientos con los cuales tejimos nuestra historia en esa vuelta del año.

El Jardín de Senderos que se BifurcanTu y yo, toda la humanidad, siguiendo la flecha del tiempo, viajamos –con las cenizas de Giordano Bruno, los versos de Neruda, la historia de Sofía y las estaciones de Vivaldi-, por un lado, atrapados en un punto galáctico que da, año con año, vueltas alrededor del sol que son imperceptibles en la dimensión del universo y, por otro, luchando por dejar una huella, una marca en la construcción de sociedades libres y justas en nuestra “aldea planetaria”, una huella que haga que la luz de la explosión que dio origen al universo sea un pequeño destello al lado del resplandor de la libertad de los hombres y mujeres que hoy habitamos esta Gaia, ubicada en un casi imperceptible punto azul del espacio, en el cual -por evolución o voluntad ajena- se definieron las coordenadas de la vida en uno de los múltiples universos posibles de los que nos hablara Borges en su Jardín de Senderos que se Bifurcan.

7 comentarios

Archivado bajo Año nuevo, Día cósmico, Gaia, Información general, UPNFM

7 Respuestas a “La vuelta del año

  1. Cèsar M. Urbizo Vivas

    Estimado Dr. Euceda
    Tuve la oportinidad de degustar de su fiesta de ideas antes de conocerlo personalmente, disfrutè de la presencia del Dr. Pèrez y su intervencion sobre radiaciones electromagnèticas, esa noche aclarè mi duda sobre las radiaciones de los celulares, tambièn aprendì mucho del Dr. Salvador Moncada, del Dr. Ponce y otros.
    Mis emisiones predilectas son cuando se abordan temas de ciencias naturales, aunque reconozco la importancia de las ciencias sociales, ya que no vivimos aislados y pertenecemos a una comunidad.
    Ahora tengo la oportunidad de ser su alumno leer algunas de sus publicaciones. Yo lo defino como un “Bohemio Còsmico”, sus pensamientos y filosofìas capturan en lìricas la naturaleza y la esencia espiritual del ser con matices de ciencia. Me gusta mucho su mezcla de cosmologìa y arte; pienso que la màxima expresiòn del hombre encuentra un desahogo en las artes.
    El hombre es materia y energìa (E=mc2), nos preocupamos más por cuidar el aspecto corporal que algunas veces nos mal alimentamos con lujos superfluos y frìvolos que llevan al deterioro del ser. Asì como estimamos nuestro cuerpo fìsico, asì debemos alimentar nuestra alma abstracta, esta se nutre con las artes a travès de los sentidos: la vista con las esculturas y los relieves trazados por un pincel en el lienzo que ilustran un sentimiento en una gota de acuarela; el olfato cuando se impregna de un delirante aroma que transmite un concepto y traslada a un lugar ilusorio; el habla cuando se interpreta en coros de angeles las mas bellas notas hipnotizantes como canto de sirenas que trastorna y pierde la razòn; escuchar mùsica, el arte bello acùstico que se recibe como un bàlsamo que suaviza y relaja toda mente y corazòn.
    “La mùsica captura las armonìas del universo” A. Einstein (violinista).

    En el mundo encontramos personas que materialmente estàn “sobre alimentados” de vanidades; pero espiritualmente desnutridos, son personas vacìas. La mejor manera de alimentar el alma es con la palabra de Dios, leyendo y escuchando acerca de su obra de amor y misericordia.
    Un saludo, la vida sigue….
    Dr. Cèsar Mauricio Urbizo Vivas

  2. Muchas gracias César por su comentario.

  3. Leny Castro

    En realidad que corta es nuestra vida, y mas si se compara con la vida del universo, pero concuerdo con lo que se lee entre líneas, podemos llenarla mucho mas como si fuera inmensa, y tenemos como regalo el año 2011, nuevecito para comenzar.
    Feliz Año Nuevo

  4. Amanda Laínez

    A cada uno nos toca poner un granito de arena para sobrellevar el día a día, pero no solo por salir del paso sino con alegría, con perseverancia, debemos vivir y disfrutar lo bello de cada día. Solo así dejaremos huellas que logren ser penetrables ante el mundo, ante este futuro que no para, sigue y sigue….
    Hagamos de este año nuestro año!!!!

  5. Melissa Cabrera

    Nosotros llegamos a subestimar el universo, siendo este tan complejo y vasto. No nos damos cuenta de todas las maravillas que están a nuestro alrededor y que así como fueron creadas, en un abrir de ojos estas pueden llegar a desaparecer. Y esto puede ocurrir por nuestra negligencia, por falta de compromiso, por egoísmo entre nosotros. Cada año debería ser celebrado con esperanza, con positivismo, con nuevos retos y dejar a un lado todo lo negativo. Tenemos que comprometernos y aportar nuestro granito de arena, siendo mejores ciudadanos, cuidando nuestro medio ambiente, etc. De esa forma lograremos escribir cada año que pasa un capítulo más en la historia de la humanidad.

  6. Nely Yadira Flores

    Dr. muy interesante su aporte, considero que a pesar de que nuestra enseñanza como docentes sea interdisciplinar; es decir que enseñamos mécanica cuántica, fotosíntesis, calentamiento global,reacciones químicas,etc; a toda esta gama de conocimientos teórico-práctico debemos inyectarle una buena dosis de formación de conciencia a la vez; dandole a conocer a nuestros estudiantes la importancia de protejer nuestra naturaleza ,nuestro mundo formando en ellos autoconciencia para que asi como sean capaces de completar una reacción química ,asi mismo puedan argumentar el valor de nuestro cosmos en la evolución de la vida.Que éste nuevo año sea un nuevo reto para todos nosotros, no solo transmitir conocimientos; sino que hacerles imaginar a nuestros estudiantes un mundo sin agua,sin aves, sin minerales,sin bosque, sin mi, sin Ud. esto servira para que no sigamos viendo nuestro planeta como un átomo perdido en el espacio; sino como nuestro todo y así poder decir sin Él no soy nadie.Felíz año. NELY.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s